Camino de santiago de invierno desde ponferrada

camino invierno ponferrada

Uno de los problemas más habituales del peregrino del Camino de Santiago es la dificultad inherente, la dificultad extra que se suma por el mero hecho de la popularización del mismo. No es lo mismo buscar albergue en unas rutas que en otras, ya que en las más conocidas están prácticamente colapsados en determinadas etapas del año. Es por ello por lo que te queremos dar a conocer el Camino de Santiago de Invierno desde Ponferrada, más conocido como el Camino de Invierno.

Este particular recorrido cuenta con la belleza y el encanto del resto de recorridos y además la ventaja de que está menos transitado. Aunque lo más seguro es que te preguntes por qué es menos popular. No te preocupes, ahora mismo responderemos a todas tus preguntas.

 

¿Por qué se le conoce como Camino de Invierno?

Uno de los errores más comunes es pensar que este recorrido solo se puede realizar en los meses de frío intenso, lo cual, reconozcámoslo, no es una gran idea ya que en el norte en los meses de diciembre, enero y febrero realmente hace frío. No es esta la idea; se puede recorrer en todas las épocas del año, aunque eso sí, la época ideal no es el inverno. En este artículo te contamos cuál es la mejor época para hacer el Camino.

Su nombre procede de una época pasada, de una época en la que no había ni Wi-fi, ni smartphones, ni mucho menos todas las ventajas y comodidades de las que gozamos ahora. Nos referimos a la Edad Media.

El camino adopta este nombre debido a que los peregrinos que intentaban entrar a Galicia decidieron escoger una ruta más calidad y por ende, más hospitalaria. Ten en cuenta que en la Edad Media la temperatura era menor que la actual por lo que el frío verdaderamente era frío y no se contaba con los medios de aislamiento térmico con los que contamos en la actualidad.

Por este motivo, este recorrido adoptó tan curioso nombre. La pregunta que debemos hacernos ahora es cuál es el recorrido del mismo.

 

¿Cuál es el recorrido del Camino de Invierno?

En primer lugar, señalar que el comienzo se sitúa en la ciudad de Ponferrada, la cual merece la pena visitar antes de comenzar la travesía. Ponferrada es una de las ciudades más bonitas de Galicia y merece ser observada con detenimiento.

La primera etapa: Ponferrada- Las Médulas

La etapa no es particularmente compleja y deberemos comenzarla desde la plaza del Ayuntamiento, para posteriormente en una travesía que apenas durará 800 metros llegar al Puente Mascarón, el cual es una parada obligatoria ya que se sitúa sobre el río Boeza, que suele ser un gran inadvertido para el peregrino que quiere completar el camino en poco tiempo, o lo que llamábamos en otro artículo: el peregrino espartano.

Una vez hayamos cruzado el Puente Mascarón, de origen medieval, y nos enfrentemos al segundo iter de nuestro recorrido, nos encontraremos con el Toral de Merayo, que nos marcará el camino para la llegada  a Villalibre de la Jurisdicción. Esta localidad apenas cuenta con un 250 habitantes, en la cual se encuentra como principal atractivo turística la iglesia de San Juan Bautista.

Cerca del décimo kilómetro nos encontraremos con Priaranza del Bierzo, localidad en la que no nos detendremos mucho para llegar a Santalla del Bierzo. Llegando a Villavieja podremos observar el Castillo de Cornatel, la cual es una fortaleza de origen romano y que pertenecío en el siglo XIII a la Orden del Temple.

Pasando por Borrenes llegaremos a las Médulas para finalmente completar nuestro recorrido en un Paisaje Cultural (catalogado como tal por la UNESCO).

La segunda etapa: Las Médulas- O Barco de Valdeorras

Esta etapa de 26, 4 kilómetros de longitud no nos presentará problemas si la afrontamos con el suficiente ánimo y con la voluntad plena de completarla y disfrutarla.

Desde Las Médulas recorreremos 8 kilómetros hasta llegar al Puente de Domingo Flórez, en el que podremos apreciar el museo de la pizarra. No obstante, no debemos detenernos mucho, ya que otras localidades tienen un mayor interés turístico. Pasando por Pumares llegaremos a Sobradelo el cual es un municipio de gran interés, ya que su puente de 7 arcos es una verdadera maravilla arquitectónica y una muestra de la resistencia de las tropas españolas en la Guerra de Independencia, pues la voladura parcial del mismo impidió el paso de las tropas napoleónicas.

Finalizando nuestra estancia o parada en Sobradelo encararemos el camino con el fin de llegar a Éntoma para observar su puente medieval sito sobre el río Galir. Desde Éntoma llegaremos al final de la etapa en O Barco de Valdeorras, localidad que cuenta con vinos con denominación de origen propia, los cuales recomendamos degustar.

Tercera etapa: O Barco de Valdeorras- A Rúa de Valdeorras

Partiendo de O Barco de Valdeorras, deberemos completar un camino mucho más corto, de apenas 14 kilómetros, por lo que podremos recorrerlo en menos de 4 horas. Llegando a Arcos, localidad en la que tampoco hemos de detenernos mucho, deberemos continuar hasta llegar a Villamartín de Valdeorras, localidad que apreciarán los que les guste el buen alcohol ya que cuenta con más de 200 bodegas.

Finalizaremos la etapa en A Rúa de Valdeorras, que es una localidad de tamaño medio en la que podremos visitar tanto la Capilla de San Roque como la iglesia parroquial de San Estaban, la cual data del siglo XVI. No obstante, el mayor atractivo turístico reside en el Puente A Cigarrosa de origen romano situado sobre el río Sil.

Etapa 4: A Rúa de Valdeorras hasta Quiroga

Esta etapa es de dificultad media y comprende 26 kilómetros que se nos pueden hacer un poco largos, ya que tardaremos unas 7 horas en completar el recorrido. No obstante, es una ruta preciosa que recomendamos completar con detenimiento. Eso sí, no de forma tan detenida que se nos haga de noche.

Empezamos por A Rúa de Valdeorras y deberemos pasar por Albaredo, la cual a su salida tiene un bonito sendero en el que podremos observar tanto vides como olivos, lo cual es curioso cuanto menos.

De Albaredo partiremos para llegar a Montefurado, un pequeño pueblo de menos de 200 hbitantes, y en el que nos podremos encontrar a la iglesia de San Miguel que data del siglo XVIII.

Pasando por O Ermidón, Bendilló y Soldón llegaremos a Os Novais en el cual nos encontraremos la fortaleza de mismo nombre que la localidad, siendo el perfecto lugar para poder contemplar la grandeza y majestuosidad del río Sil. Finalizando el recorrido pasaremos por Caspedro y finalmente llegaremos, al fin, a Quiroga, localidad en la que podremos visitar el museo etnográfico y de nuevo, con una gran actividad ligada al mundo del vino.

Etapa 5: Quiroga-Monforte de Lemos

Llegamos ya al ecuador del camino de Invierno, por lo que es un buen momento para recobrar energías y dedicarnos un poco a descansar, ya que nos espera la que seguramente sea la etapa más dura. Esta etapa dura casi 9 horas y tiene una longitud de casi 36 kilómetros. No os vamos a engañar es la etapa reina de este Camino de Santiago, por lo que debemos estar descansados y contar con las fuerzas necesarias. Recomendable salir por la mañana, ya que de lo contrario no podremos completarlo sin que se nos haga de noche. Y estar por el campo de noche no es una buena idea.

Empezando por Quiroga llegaremos a Carballo de Lor en el cual podremos observar en el camino a A Ponte unas vistas espectaculares del valle que da nombre al pueblo. De A Ponte continuaremos hacia Castroncelos en la que se encuentra una pequeña iglesia la cual es recomendable de visitar. Eso sí, quizás no convenga hacer mucho turisteo en esta etapa ya que de lo contrario no conseguiremos culminar la misma en un día, sino que tendremos que dividirla en dos.

Desde A Pobra de Brollón, habiendo recorrido ya casi 23 kilómetros deberemos continuar hasta Cereixa para finalmente llegar a Reigada. En Reigada continuaremos hasta llegar a Monforte de Lemos en donde completaremos el recorrido.

En esta localidad merece ser visitado el Palacio Condal, el Monasterio, la Torre del Homenaje y en definitva, todo lo que tenga que ver con el conjunto arquitectónico comprendido en el Monte de San Vicente.

Etapa 6: Monforte de Lemos- Chantada

También es una etapa larga, casi 30 kilómetros, pero la dificultad es menor, por lo que en menos de 8 horas la habremos completado. Hay que señalar como puntos clave de esta etapa las localidades de Montecelo, en la cual se encuentra la Iglesia de San Paio de Diamondi y la localidad de Chantada, la cual tiene como reclamo turístico sus Casonas, siendo la mejor de todas la Casona de Lemos.

En Chantada, el final del recorrido, podremos observar muchas construcciones de estilo románico y monasterios como el de San Salvador de Asma.

Etapa 7: Chantada- Rodeiro

Etapa de dificultad media y de casi 26 kilómetros de recorrido. Se caracteriza por durar menos de 7 horas y por la belleza natural de sus paisajes. Conviene destacar de esta etapa Penasillás, que nos lo encontraremos en el kilómetro 9, localidad en la que se encuentra la ermita de San Antón.

Señalar también A Feira en la cual nos encontraremos la parroquia de Río y como no, hay que señalar el final de la etapa: Rodeiro. Rodeiro es un pueblo de naturaleza única y de gran belleza en el que podremos ver la Fortaleza de Rodeiro que data del siglo XIV.

Etapa 8: Rodeiro-A Laxe

Esta etapa es la final, lo cual puede ser una bendición para el que no le den más de si las piernas y una enorme pena para el que haya vivido de forma plena el Camino de Invierno y quiera más. No obstante, aquí finaliza todo por lo que tenemos que sacarle el máximo partido a esta etapa.

Empezando en Rodeiro, cruzaremos por Penerbosa para llegar a A Penela y acabar en A Eirexe de Pedroso. En estos 10 primeros kilómetros, aparte de los paisajes no podemos destacar mucho, por lo que podemos aprovechar para andar un poco más rápido y así disponer de más tiempo para el resto del recorrido, para realizarlo de forma más pausada.

Pasando por Palmaz llegaremos a Lalín, posiblemente la localidad más grande de todo el recorrido ya que cuenta con 10.000 habitantes, por lo que podríamos considerarla como ciudad. En ella podremos observar la iglesia de Lalín de Arriba, que data del siglo X, por lo que su origen es románico. Por ello, conviene pararse unos minutos a visitarla y observarla con detenimiento. Además, en esta ciudad se celebra la Feria del Cocido, por lo que si pasamos en la fecha exacta podremos disfrutar de ella.

Una vez hemos recorrido Lalín llegaremos a Bergazos para finalizar en A Laxe tras 27 kilómetros y unas 6 horas de caminar.

Desgraciadamente, el Camino de Invierno termina aquí, lo cual no significa que no podamos llegar a Santiago. Para llegar a Santiago de Compostela deberemos continuar hasta llegar a Outeiro y pasando este pueblo llegaremos finalmente a Santiago, habiendo realizado más de 100 kilómetros pudiendo obtener la Compostela, si tienes la credencial del Peregrino sellada eso sí.

¿Por qué es menos popular este camino?

Sinceramente, no hay ninguna razón para pensar que este camino es peor que el francés.  Además, cuenta con la ventaja de que son apenas 260 kilómetros, lo cual es menos recorrido que el Camino Francés o el Camino del Norte.

No obstante, resulta mejor disfrutar de las ventajas que nos proporciona el mismo, como la autenticidad, por ejemplo, que buscar respuesta a esta pregunta. Además, con el paso de los años se está popularizando cada vez más, por lo que te recomendamos que vayas cuanto antes, ya que puede llegar a ser demasiado tarde para cuando quieras ir. Podría ser que ya se hubiera masificado, perdiendo esa autenticidad de la que hablábamos al principio del artículo.

Por ello, si quieres disfrutar del verdadero Camino de Santiago te recomendamos que completes el Camino de Invierno y que te dejes encandilar por sus paisajes y sus gentes.