Como hacer el camino de santiago en solitario

Hacer camino solitario

Uno de los problemas más comunes en la vida del viajero es que no siempre tiene alguien que le acompañe en sus viajes. No obstante, esto no tiene por qué ser un inconveniente, sino que puede ser incluso una ventaja.

Eso sí, si quieres hacer el Camino de Santiago en solitario resulta necesario que te mentalices y que tengas una mentalidad abierta tendente al encuentro y al descubrimiento. Recuerda también que cómo estás haciendo el camino solo no puedes repartir el peso, por lo que no se te puede olvidar nada en la mochila. Por ello, es conveniente que leas nuestro artículo sobre qué llevar al camino de Santiago.

No obstante, la pregunta que debes hacerte es si de verdad quieres hacerlo solo o por el contrario prefieres hacerlo en grupo.

 

¿Es mejor hacer el camino solo o en grupo?

Hay que señalar que conviene realizar el Camino en grupo si eres novel. Esto obedece a varias razones:

-En primer lugar, conviene señalar que resulta fundamental el reparto del peso del equipo entre varias personas, ya que no suele ser normal estar acostumbrado a realizar las largas distancias andando propias de la ruta.

-En segundo lugar, hay que indicar que en caso de que os perdáis siempre podéis acudir a más de un móvil, por lo que si uno se está cargando o está sin batería podéis acudir a otro.

-En tercer y último lugar, resulta conveniente señalar el que las experiencias lúdicas pueden hacer que te aficiones más al camino y que vuelvas a realizarlo de nuevo, esta vez ya en solitario.

Las razones para realizarlo solo son evidentes: en primer lugar, que siempre es más fácil conocer gente si se va en solitario que si se va en grupo, ya que en la segunda situación nos aferraremos más al grupo y siempre habrá alguien que no quiera tratar con desconocidos o que le dé algo de miedo o reparo.

Además, tienes que tener en cuenta que hay una mayor autonomía a la hora de realizar las etapas. De nada sirve, tener que ceñirnos a los requisitos de uno de los tipos de caminantes del camino. Por ejemplo, el caminante espartano te impedirá disfrutar de los paisajes y tendrás que ir todo el viaje a matacaballo con la lengua fuera.

La autonomía resulta fundamental a la hora de tener una buena experiencia de viaje, poder pararte a disfrutar del paisaje que quieras y si necesitas parar de vez en cuando poder hacerlo sin preocupaciones.

Además, en el peor de los casos siempre podemos unirnos a otro grupo y conocer de esta manera un grupo distinto con personas de diferentes lugares y nacionalidades.

 

¿Qué tienes que llevar sí o sí si vas solo?

Señalar que delimitar lo que debes de llevar es complejo, en primer lugar, porque para no llevar peso en exceso si vas a tener que abandonar ciertas cosas que te harían la travesía más cómoda, no obstante, has de primar tu higiene y tu seguridad.

Por ello, el botiquín debe ser siempre uno de nuestros acompañantes, ya sea para el Camino de Santiago o para cualquier ruta de montaña que realicemos. El móvil es otra necesidad imperante para poder contactar con la civilización con facilidad en caso de que nos perdamos. No debe ser otra la motivación, ya que perderte el recorrido únicamente por estar pendiente a las redes sociales es una estupidez enorme, sinceramente. El Camino ofrece un recorrido y unas vistas tan espectaculares que nunca podremos remplazarlas con el móvil ni con lo que nos aporten las redes sociales.

Recuerda llevar también toda tu documentación para que en caso de que deban atenderte puedan identificarte rápidamente y contactar con tu familia. Esto es fundamental.

 

Consejos para hacer solo el Camino de Santiago

En primer lugar, señalar que resulta indispensable y por ende vital que valores como saber apreciar los momentos a solas los lleves en tu mochila. De nada sirve hacer el camino solo si no vas a valorarlo como se merece, para eso mejor hazlo en grupo.

En segundo lugar, el mejor consejo que te podemos ofrecer es que socialices. Socializar es una de las claves de la antigua supervivencia del peregrino, ya que tenía que acercarse sí o sí a ver si podía intercambiar objetos o comidas con los otros peregrinos. El comercio era, por tanto, imprescindible. Eso sí, hay que tener en cuenta que ya no es necesario el comercio, pero sí es verdad que resulta necesario que socialices con el fin de tener una verdadera experiencia enriquecedora.

Entiendo que te puede dar vergüenza. No obstante, el peregrino suele ser una persona de mente abierta, por lo que nadie te juzgará ni te reprochará nada por acercarte a saludar.

El móvil, que antes te indicábamos que era fundamental, debe estar siempre cargado ya que no dispones de otro. Por este motivo, lo mejor es que cuentes con una power bank de gran capacidad para no quedarte nunca tirado. Lo cual es especialmente peligroso de noche.

La noche no solo es el cobijo perfecto para distintos animales y bichos, sino que además impide una correcta orientación. Por ello, resulta muy fácil que te puedas perder, lo cual desde luego no es bueno porque ya no solo es que te pierdas con más facilidad, es que encontrarte en zonas semi boscosas puede ser misión imposible.

 

El horario del peregrino solitario

Debes recordar que el no estar atado a un grupo te da una libertad horaria mayor, lo cual puede ser tanto una ventaja como un inconveniente. Es una ventaja porque te permite ir totalmente a tu ritmo, sin que nadie te haga parar o forzar la marcha.

Sin embargo, conviene señalar que lo mejor es seguir el horario estándar, es decir, el mismo horario que harías si fueras en grupo, es decir, salir muy pronto por la mañana. Eso te permitirá pararte las veces que quieras sin temor a que se te haga de noche.

Además, lo bueno de seguir el horario estándar es que te encontrarás con más gente y podrás socializar más y mejor, ya que por la noche la gente suele estar cansada y es menos reacia que por la mañana. Por la mañana, a no ser que tengas sueño, sueles estar lleno de energía.

 

Más ventajas de hacerlo solo

La principal ventaja es que te permite descubrirte a ti mismo. Afrontar una prueba tan dura como este recorrido y hacerlo sin ayuda de nadie mejora tu autoestima y tu capacidad de superación, lo cual subyace a la necesidad de estar siempre pidiendo ayuda para hacer todo, tan habitual en la juventud.

Además, sacarás la mejor versión de ti mismo pues el desafío hará que aumente tu espíritu de superación, de esta forma elementos tan habituales y dañinos como el estrés se verán reducidos ya que aprenderás a manejarlos mejor.

Salir de tu zona de confort te permite ser más creativo y lograr un mayor acercamiento a otras culturas, de esta forma eliminarás los pensamientos de intolerancia que suelen ser tan comunes en la gente que no viaja. Además, descubrirás cuál es tu verdadero grado de independencia. Así que ya sabes ¡A por ello! Esperamos que ya sepas cómo hacer el Camino de Santiago en solitario.