¿Cuánto se tarda en hacer el Camino de Santiago?

Cuánto se tarda en hacer el Camino de Santiago

Nos encontramos ante una pregunta de difícil respuesta. No obstante, por imposible que parezca, sí podemos acercarnos a dar una respuesta que satisfaga las necesidades de todo el mundo. El Camino de Santiago es una experiencia inolvidable y que mínimo debería durar en completarse bastante tiempo, para exprimir al máximo la sensaciones que se desprenden de la realización del mismo.

Sin embargo, sabemos que esto no suele ser posible muchas veces, ya que tenemos una vida laboral a la que volver o una vida universitaria. Por ello, muchas veces hay que hacer malabares para poder vivir la experiencia sin renunciar a lo que nos ofrece esta ruta del peregrino.

Además, conviene señalar que la experiencia del Camino no se vive por todo el mundo igual, ya que al ser rutas tan largas a cada uno le despierta una sensación distinta.

 

Los tipos de peregrinos del Camino de Santiago

Como te decíamos, no nos encontramos ante un camino corto, sino ante un camino de larga duración en la que las rutas son muy distintas. No obstante, no solo son distintas las rutas, sino que también hay diversos tipos de personas que lo realizan. Cada persona vive la ruta de forma diferente, por lo que conviene hacer un análisis de los tipos que nos podemos encontrar en la marcha:

-El peregrino fotógrafo:  siempre va cámara en mano y procura no perderse detalle del sendero. Normalmente, no suele ser una persona que se dedique al senderismo, pero le apasiona la belleza del recorrido y sobre todo de sus magníficos paisajes. Un problema de viajar con el peregrino fotógrafo es que o le achuchas o te puede durar una etapa 5 días, ya que, por suerte, cada metro del Camino es fotografiable dado su belleza natural.

El peregrino experto: ya ha hecho el recorrido en más de una ocasión y se lo conoce como la palma de su mano. Lo bonito de viajar con este tipo de peregrino no es la seguridad que te da viajar con alguien experimentado, sino ver cómo después de realizar varias veces el recorrido todavía encuentra cosas nuevas que le emocionan. El Camino de Santiago es muy diverso y siempre nos tendrá sorpresas preparadas. Siempre habrá un nuevo paisaje que descubrir.

El peregrino espartano: este tipo de persona (conocido así por su participación en la famosa Spartan Race) prima más el realizar rápido la ruta o etapa que disfrutar de la misma. Hay que tener en cuenta que el camino puede ser un auténtico reto físico que puede ser una buena aventura para este tipo de personas. Intenta seguirle el ritmo, si no, no le verás de nuevo hasta que llegues a Santiago.

El peregrino novato: es un mezcla de todo los anteriores y nuestro favorito. Lo intenta fotografiar todo, quiere hacer corriendo la etapa y cree conocerlo todo a pesar de nunca haber estado allí. Si eres de este tipo te recomendamos que veas nuestra guía de qué llevar al Camino de Santiago.

Ahora que te hemos sacado una pequeña sonrisa, vamos a responderte a la pregunta que da título a este artículo ¿Cuánto se tarda?  ¿Cómo se calcula la duración de una etapa? ¡Y muchas más!

 

¿Cómo calcular la duración de una etapa?

En primer lugar, conviene señalar que las diversas rutas del recorrido ya no se ajustan perfectamente al trazado original. Esto puede ser por dos motivos: en primer lugar, que todo el mundo ha querido sumarse al trazado de la peregrinación, ya que tiene importantes efectos turísticos. En segundo lugar, no estamos preparados para soportar las durísimas etapas que tenían que aguantar los antiguos peregrinos. Por este motivo, algunas rutas se han modificado para hacerlas más accesibles. De nada sirve un camino fidedigno si no conseguimos que nadie lo pueda terminar. El camino en parte es un reto, pero también es la representación de otros valores como, por ejemplo, la accesibilidad, la belleza paisajística y la diversión en familia.

Por ello, a la hora de calcular una etapa lo primero que tienes que conocer es la propia etapa en sí misma. En nuestro blog, puedes encontrar las etapas más importantes analizadas con sumo detalle para que ni te pierdas ni te encuentres a las 8 de la noche habiendo recorrido solo la mitad de la misma.

Por este motivo, conviene que analices previamente la duración general de una etapa. Por ejemplo, tal y como señalamos en este artículo del Camino desde Roncesvalles a Logroño puedes observar que cada etapa te llevará, aproximadamente, unas 6 horas, siendo la última etapa la más dura, ya que te puede llevar hasta 8 horas el completarla.

 

Observaciones que hay que tener en cuenta a la hora de calcular la duración de una etapa

En primer lugar, hay que señalar que a la hora de calcular una etapa tenemos que tener en cuenta que no todo el mundo es tan capaz físicamente. Por ejemplo, una persona habituada al ejercicio físico hará la etapa, por norma general, más rápido que una persona que no está acostumbrada a ello y lleva una vida sedentaria.

También hay que tener en cuenta los conocimientos de montañismo y de senderismo que se detenten. Por ejemplo, si eres profesional de la montaña tienes o atesoras una serie de conocimientos que hacen que sea muy difícil que te pierdas, puedes seguir las rutas con gran facilidad. No obstante, una persona de ciudad poco dada a salir a pasear por el campo, lo más normal es que desperdicie mucho tiempo tratando de orientarse. Por este motivo, hay que señalar que las indicaciones generales solo son estimaciones, no han de tomarse como una suerte de Biblia.

Por ello, afirmaciones como que la velocidad media del peregrino es de 4 kilómetros la hora, no deja de ser una simple afirmación, que puede dar una estimación más o menos aproximada pero no tiene por qué ser tomada como dogma de fe.

Por ello, conviene muchas veces entrenar antes de realizar el Camino con el fin no solo de no perder forma física y poder completar todo el camino, sino mantenernos en la media de una persona normal y sana.

 

¿Cuánto dura el camino en bici?

Conviene señalar que la bici es un método de transporte mucho más eficaz que el propio andar. Con la bici puedes desplegar velocidades bastante elevadas, por lo que el único problema que tendrás son los tramos no accesibles a la propia bici.

Hay que tener en cuenta que, pese a sus ventajas evidentes, la bici no es un aparato sencillo de manejar a un nivel experto, Los propios ciclistas de montaña afirman la certeza de esta frase, ya que en más de una ocasión han tenido que apearse de la bici para poder completar un determinado tramo del trayecto.

Por este motivo, antes de lanzarse a realizar el Camino en bici conviene pensárselo dos veces y ver si realmente somos capaces de ello. En caso de duda, lo mejor es hacerlo a pie.

Señalar que dos o tres horas de etapa a pie son una media hora en bici si el terreno es accesible, en caso de que no lo sea hay que tener en cuenta que las velocidades siguen siendo muy diferentes. Eso sí, si el terreno es impracticable irás más lento que una persona caminando ya que esta última no tiene que cargar con la bici. La media por tanto, es de unos 12 kilómetros por hora, tres veces más rápido que el peregrino que va a pie.

Recuerda que hasta las 8, tienen prioridad para entrar en los albergues los caminantes que los ciclistas, ya que en caso de saturación, el ciclista en apenas media hora se puede plantar en otro albergue, mientras que el peregrino tardaría unas dos o tres horas.

 

Ten en cuenta el esfuerzo ya realizado

Uno de los mayores problemas a la hora de calcular cuánto dura el camino es conocer el impacto del esfuerzo acumulado. No es lo mismo la primera etapa, la cual se realiza con muchísima energía y entusiasmo, que la última, en la cual tenemos ya severos signos de cansancio acumulado.

Por este motivo, conviene que nos centremos en hacer etapas que estén dentro de nuestras posibilidades. No nos van a dar un premio por hacerlo en menos días ni van a ver lo machotes que somos. Conviene actuar con cabeza y no dejarse llevar por el orgullo.

Por ello, lo más conveniente resulta añadir una hora más si estamos en la etapa intermedia y una par de horas más si nos encontramos en la etapa final. Es mejor añadir estas dos horas, ya que no nos frustraremos ni nos encontraremos en medio de la noche completando la etapa.

En conclusión, resulta difícil hacerse una idea de la duración del mismo. Hay que señalar que son muchos los condicionantes del mismo y que solo podemos establecer reglas generales que puede que no funcionen para el caso concreto, pero que al menos nos dan una idea certera de más o menos cuánto puede durar.