Entrenamiento para el camino de Santiago

entrenamiento-para-el-camino-de-santiago

¿Qué necesito saber para prepararlo con éxito?

Todos sabemos que es el camino de santiago. Para realizar un entrenamiento para el Camino de Santiago con éxito lo primero es conocer que realizar esta travesía suele ser un trabajo físico duro tanto por las distancias como por sus diversos trazados, y por ello debemos prepararnos físicamente con antelación en función de nuestra condición física y edad. Hace falta voluntad y preparar nuestro cuerpo para recorrer un mínimo de 100km. Todo el mundo somos capaces de sacar nuestra fuerza de voluntad y para realizar este esfuerzo deberéis sacar la vuestra.

Antes de nada, debes de conocer qué llevar: Calzado apropiado, ropa necesaria, aseo, botiquín, mochila, complementos, etc. Todo esto lo puedes leer en los artículos ¿Qué tengo que llevar en la mochila? y Calzado apropiado

Rutina de Entrenamientos para el Camino de Santiago

Hay varias formas de preparar este reto:

Si normalmente realizas deporte se recomienda que empieces a entrenar para el sendero durante al menos un par de meses antes con la carga que se vaya a llevar durante la caminata. Los que no practiquen mucho deporte deberán empezar con 3 meses de antelación e ir realizando entrenamientos progresivos en cuanto a velocidad y resistencia.

– Hay que calentar al principio de cada entrenamiento la movilidad articular, especialmente cuello, hombros, cintura, rodillas y tobillos. Y hacer estiramientos, ya que aportan flexibilidad y son eficaces para evitar lesiones que no nos permitirían terminar nuestro reto.

-Si puedes ir andando al trabajo, hazlo, y si dejas de usar el ascensor te estarás ahorrando tiempo en realizar entrenamientos.

-El método de entrenamiento más efectivo para conseguir una preparación adecuada está en ir haciendo cada día distancias más largas durante un trimestre hasta llegar al objetivo mínimo de kilómetros que se realiza para conseguir la Compostela. Es recomendable anotar las distancias que recorremos en un diario y sobre todo tener claro nuestras metas; Deben ser realistas, así no nos decepcionaremos durante el entrenamiento hasta que el cuerpo se acostumbre.

– Los primeros 15 días de preparación entrena 4 veces por semana en zonas llanas, haz recorridos de media hora y ve progresando gradualmente hasta una hora.

– Durante los siguientes 15 días continuamos con esos paseos, pero cambiando trazados que alternen subidas, bajadas y zonas llanas. Seguimos variando las duraciones en función del día.

– El segundo mes haz rutas más largas y con la mochila que vayas a usar en la travesía para ir acostumbrándote al peso. Haz 3 entre semana y prepara los fines de semana rutas asequibles a nuestras posibilidades.

– El tercer mes seguimos con la mochila y sin forzar, es recomendable hacer alguna travesía con desniveles entre 500 y 800 metros. Con todo este entrenamiento ya estarás preparado para disfrutar de la peregrinación al Camino de Santiago.

¿Cómo prevenir problemas de resistencia?

Aquí explicaremos 3 de los casos más comunes de problemas de resistencia.

Pobre recuperación

Si estás intentando ponerte en forma en poco tiempo y no dejas que tu cuerpo se recupere luego, disminuirás la ganancia de resistencia y puedes provocar alguna lesión por el sobre esfuerzo. La ventaja de entrenar los siete días de la semana es pequeña comparada con el aumento del riesgo de lastimarte por sobre esfuerzo. Pero recuperarse no es estar un día completo de descanso, para una persona en buen estado físico puede ser una caminata suave de una hora y para quien no lo esté puede ser sacar al perro 15 minutos. Si quieres realizar un entrenamiento para el Camino de Santiago debes tener muy en cuenta los periodos de recuperación.

Mala condición

Los expertos recomiendan caminar el mayor tiempo posible. Aprovecha los fines de semana para realizar senderos más largos y repite tan a menudo como puedas, respetando la recuperación del cuerpo. Tu objetivo es conseguir un entrenamiento efectivo para el Camino de Santiago por lo que deberá preparar tu condición física por senderos y rutas que se asemejen a la travesía que quieres realizar.

Escaso entrenamiento previo

Un entrenamiento que podemos realizar para mejor nuestra condición física sería el usar algo de peso, ya sean mancuernas o una mochila con peso, y realizar repeticiones de subir a una caja de 30-45 cm de alto alternando piernas. Prueba a hacer 3 sets de 20 repeticiones.

Esperamos que os haya gustado y que os sirva este artículo sobre los entrenamientos para el Camino de Santiago y cómo prevenir problemas de resistencia. Este reto es una gran experiencia pero puede ser muy duro si no estás en condiciones físicas.

 

¿Quieres realizar el Camino de Santiago en grupo o a tu medida?

Echa un vistazo a nuestras secciones y encuentra las ventajas y facilidades que tenemos para ti

 

 

Si te ha gustado esta entrada te recomendamos:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *