La Guía más completa del Camino de Santiago

Historia del Camino de Santiago

Tras el Camino de Santiago a pie se esconde una leyenda que ha sobrecogido a la cristiandad desde sus primeros amaneceres en la historia. Según cuenta la historia, el Apóstol Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo, viajó a las tierras de la Hispania romana, con el fin de predicar el Evangelio por la península, para terminar su evangelización por las hoy santas tierras gallegas. A pesar de su empeño, el éxito fue escaso y sus discípulos no demasiado abundantes, por lo que decidió volver a Jerusalén, para, sin embargo, ser apresado, torturado y ejecutado en Palestina. Además de ser ejecutado, se prohibió dar cristiana sepultura al Apóstol, por lo que sus discípulos, en la clandestinidad de la noche, cargaron en una barca el sepulcro de mármol de Santiago, y lo enviaron, sin tripulación, al mar, donde sería trasladado hasta el puerto romano del río Ulla, para llevarse en carro hasta el bosque de Libredón, donde los bueyes se detuvieron por sí mismos, y allí mismo se le dio sepultura.

Allí se sumergió en el olvido, hasta que en el año 813, Pelayo, el eremita, vio una estrella en el bosque y se lo comunicó al obispo de Iria Flavia, donde más tarde se encontraría el sepulcro de Santiago en un Compósitum romano. Ante esto surgió el primer peregrino de la historia, que no fue otro que el rey Alfonso II el Casto, quien, ante tal abrumadora noticia, quiso partir en dirección a la santa tumba del Apóstol junto con su corte, donde se erigió una pequeña iglesia, para dar así a la historia los orígenes del primer Camino de Santiago.

A partir de aquí, poco tardaron los cristianos en sumar su granito a la montaña de la historia, cuando, con el fin de proteger el sepulcro de los árabes, en aquel entonces con su imperio en alza, comenzaron a peregrinar en dirección a la Santa Sepultura, convirtiéndose así ésta en centro de peregrinaje allá por el año 821 d.C. bajo las indicaciones del emperador Carlomagno.

Así a partir del siglo X, los indicios de la peregrinación se multiplican, y se dispersan y reproducen por toda Europa, donde surgieron rutas de peregrinación desde todos los rincones del continente, así como de la cristiandad, quienes fueron aportando sus costumbres propias a la ya histórica peregrinación, convirtiéndola en una de las más importantes de la cristiandad.

No obstante, la llegada del siglo XV, la peregrinación sufrió un evidente declive, ya que cada vez menos cristianos emprendían su viaje para visitar el Santo Sepulcro, quedando casi en el olvido, tras las guerras, las epidemias y las hambrunas propias de la época. Sin embargo, en el último siglo, el camino ha ido revitalizándose, para acabar siendo, una vez más, uno de los lugares más visitados en toda la península, y uno de los viajes más frecuentados por creyentes y por agnósticos quienes buscan un viaje de autodescubrimiento y de aventura, los cuales han ido aportando con sus nuevas costumbres y sus infinitos hábitos su granito de arena para la que es ya una de las mayores montañas de la historia de la humanidad.

 

¿Por qué hacer el Camino de Santiago?

Hay muchas razones para hacer el Camino de Santiago, y estas no tienen que ser necesariamente las más típicas. Por supuesto, podemos realizar el Camino de Santiago para llegar a la meta y poder disfrutar de lo que allí nos espera. Pero también podemos hacerlo para disfrutar con nuestros amigos de una caminata larga, para ver cómo podemos sobrevivir siendo nómadas durante unas semanas, para visitar lugares que nunca antes habíamos visto de una forma que nunca habíamos experimentado, etc.

Hacerlo con amigos es de lo más divertido, sí, pero hay personas que optan por hacerlo sin nadie. Los motivos que alguien puede tener para hacerlo solo son también de lo más variopintos, pero todos tienen que ver con el hecho de que la persona quiera encontrarse a sí misma en el Camino de Santiago y conocerse mejor. Ver cómo podemos desenvolvernos por nuestra cuenta en unas condiciones que no conocemos, hace que optar por hacerlo solo sea una gran muestra de valentía y de seguridad en uno mismo.

Independientemente de las razones y los motivos que tengamos para embarcarnos en esta maravillosa aventura, lo cierto es que hacer el Camino de Santiago es una experiencia única e irrepetible que merece ser vivida por todos nosotros.

Dónde empieza y cuántos kilómetros es el recorrido

Lo cierto es que no hay un punto fijo donde comenzar a caminar, y, por lo tanto, no hay unos kilómetros determinados. Quizá uno de los puntos más recurridos a la hora de comenzar el Camino de Santiago es Roncesvalles, que se encuentra en el Camino Francés. Este camino es de 139 kilómetros hasta llegar a Logroño, los cuales tardaremos alrededor de una semana en recorrer si nos organizamos de la manera adecuada. Si optamos por escoger el camino francés, tendríamos que salir por San Juan Pie de Puerto.

No obstante, también podemos escoger otras rutas o caminos dependiendo de si queremos hacerlo a pie, a caballo o andando. De esta manera, podremos escoger rutas como el Camino de las Estrellas, la Vía de la Plata o el Camino de la Costa.

 

¿Qué etapas tiene el Camino de Santiago?

En el camino de Santiago nos encontramos una gran variedad de etapas que nos transmitirán distintas sensaciones y diversos paisajes. Por ello, hemos querido realizar para ti esta clasificación:

  • Camino de Santiago con etapas de costa: el mayor exponente de este tipo de Camino es el Camino del Norte, en su recorrido podremos observar la belleza del mar Cantábrico y del océano Atlántico. La belleza de este tipo de caminos estriba en conseguir una experiencia inolvidable. Por un lado, podremos observar como el Camino cambia nuestra experiencia vital y por el otro, podemos admirar unos paisajes sin parangón.
  • Camino de Santiago con etapas rurales: este tipo de caminos se caracterizan por tener una fuerte presencia campestre. Son ideales si lo que quieres es tener una fuerte conexión con la naturaleza.
  • Camino de Santiago históricos: esta senda fue la que tomó Alfonso II el Casto en el siglo IX. Por este motivo estarás reviviendo la historia ya que es el primer Camino conocido.

Las Rutas más famosas

La ruta más conocida es el Camino Francés, también es la más transitada. Además, presenta un interés no solo religioso sino también artístico, paisajístico e histórico. No obstante, esta ruta plantea un problema y es que puede estar masificado por lo que a veces no podemos encontrar una cama libre. La segunda más conocida es el Camino Portugués que no está tan masificada y, además, contaremos con el beneficio de conocer Galicia en profundidad. Está señalizado de una manera correcta y no encontraremos problemas con el alojamiento.

El Camino de Santiago a Finisterre y Muxía no finaliza en Santiago, finaliza en Finisterre y es algo que puede trastocarnos, pero si lo hace en Finisterre, más conocida como el fin del mundo. La Vía o ruta de la Plata es conocida por el hecho de ser una antigua vía de comunicación romana que une Astorga y Mérida. Es una ruta tranquila, pero es algo exigente por lo que solo es conveniente para gente que esté verdaderamente en forma. El Camino Inglés es ideal para realizarlo en verano ya que las temperaturas no suelen ser muy agresivas. El Camino Primitivo es el más antiguo y resulta ser el recorrido original. No es el más masivo y por tanto, es un camino tranquilo para realizar y está recomendada sobre todo para aquellos que quieren hacerlo a pie.

Mapa de los diferentes caminos

mapa de los diferentes caminos de santiago

 

¿Cómo hacer el Camino de Santiago?

El camino de Santiago se puede realizar tanto en bici como a pie, obviamente la utilización de otros medios de transporte como el coche o la moto no están permitidos. Si lo haces por estos medios podrás pasar un buen rato, pero no podrás certificar el haber realizado el recorrido.

Además, resulta ser conveniente que te marques retos de superación personal a la hora de realizar el Camino de Santiago. Piensa que el Camino era toda una odisea en la Antigüedad para aquellos que podían permitirse realizar su recorrido, por lo que para ti también debería serlo. Esto no implica que pongas en peligro tu seguridad. Pero, por ejemplo, si te ves capaz de hacer dos etapas en un día, hazlas. Esto es muy atractivo para los jóvenes y deportistas ya que pueden ver sus límites, eso sí, recuerda que estás en pleno campo no en la ciudad por lo que cuida tu estado físico y tu hidratación.

Un buen consejo es que si puedes hacerlo a pie (por tiempo más que nada, ya que es más lento) lo hagas ya que disfrutarás más del paisaje y tendrás una experiencia mucho más auténtica de lo que es el Camino de Santiago.

¿Cómo organizar y preparar el Camino de Santiago?

A la hora de realizar el Camino de Santiago tienes que tener en cuenta infinidad de consejos y de factores. No es lo mismo, por ejemplo, hacer el Camino acompañado que solo y si lo haces acompañado no es lo mismo hacerlo en familia que con amigos o tu pareja. No obstante, estos cuatro consejos son básicos para tener éxito en tu desafío.

 

Recopila toda la información sobre tu ruta

La información es poder y es que cuanto más informado estés más disfrutarás del camino. Aunque la esencia sea un recorrido desconocido y una aventura, la información te permitirá disfrutar de todos los monumentos que alberga y, por ende, hará que no te pierdas ni uno. Además, tienes que tener en cuenta que no puedes estar desinformado ya que eso puede implicar perderte y si no has hecho nunca un recorrido de estas características puede ocasionarte un buen susto.

Calcula la distancia de tus etapas

No puedes hacer un día una etapa de 40 kilómetros y al siguiente de 10. Tu cuerpo necesita regularidad y por ello tienes que calcular bien la distancia entre cada punto del Camino, es decir, tienes que calcular bien la distancia de tus etapas. El Camino puede ser una experiencia muy agradable, pero para ello es necesario tener cierta dosis de cálculo de y de planificación.

 

Cuántos días necesitas para realizarlo

Para realizar cualquiera de los Caminos lo normal es que se necesiten unos cuántos días para recorrerlo a no ser que seas deportista profesional. No obstante, no todos tenemos el tiempo necesario para realizar todo el recorrido. Las vacaciones en España desde luego no son lo largas que deberían ser. Por ello, lo ideal es recorrerlo en 5 días o una semana. Si lo que quieres es obtener la Compostela para ello deberás recorrer al menos los últimos 100 kilómetros del Camino de Santiago. La distancia de 100 kilómetros no es excesiva para recorrerla en 5 días ni poca para hacerlo en una semana por lo que es la distancia ideal. De esta manera, podrás lucir la Compostela y, además, hacerlo en poco tiempo, en 5 días o en una semana. Te quedarán incluso días de vacaciones para visitar el resto de Galicia.

 

Hazlo en bici o a pie según el recorrido

Hay que tener en cuenta que el 80% de las personas que realizan el Camino de Santiago lo hace a pie. No obstante, mucha gente a causa del sobre-esfuerzo lo abandona. Las personas normales no estamos acostumbradas a realizar tantos kilómetros. Esto no implica que ir en bici sea una garantía de que se vaya a acabar, porque, por ejemplo, puedes pinchar,

No obstante, si el recorrido es largo y complicado para hacerlo a pie, lo más recomendable es hacerlo en bicicleta. Hacerlo en bicicleta te hará hacer un esfuerzo físico menor. Como hemos comentado con anterioridad, quizás ir en bici haga que se pierda la experiencia auténtica y original de El Camino de Santiago y por ello, no es la recomendación general. Pero, sobre todo, disfruta, el Camino es una experiencia única inolvidable por lo que lo más importante es vivirla y claro está, completarlo.

 

¿Quieres realizar el Camino de Santiago en grupo o a tu medida?

Echa un vistazo a nuestras secciones y encuentra las ventajas y facilidades que tenemos para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *