¿Qué Camino de Santiago elegir?

Que camino de santiago debería elegir

Uno de los mayores problemas a los que se somete el peregrino es el elegir el Camino de Santiago que va a hacer este año o el primero que va a recorrer. Esta decisión es difícil, ya que elegir mal puede hacer que nos desenamoremos de este precioso recorrido.

No obstante, cabe hacerse una pregunta y es, ¿De verdad se puede escoger mal?

 

¿Se puede equivocar uno eligiendo un Camino?

En principio, los diferentes recorridos del recorrido tienen su magia y su encanto, no obstante, esto no implica que sean los adecuados para cada tipo de persona. Por ponerte un ejemplo, meterse la paliza del Camino de Santiago del Norte o la del Camino Francés, desde nuestro punto de vista no es lo recomendable. Y si lo eliges sí, te estás equivocando. Es decir, no es para nada normal que quieras andar 775 kilómetros de una tacada sin haber hecho nunca antes senderismo.

Otra cosa bien distinta es que quieras hacer un tramo de estos recorridos, lo cual es una buena idea siempre dependiendo de la dificultad del tramo. Por ejemplo, si eres inexperto, de nada te servirá hacer una ruta en el que las etapas duren más de 30 kilómetros de cada uno.

Este apartado quiere resolver el complejo de Superman del que gozan muchos peregrinos noveles. Podríamos definir el complejo de Superman como aquél en virtud del cual cada persona se ve capaz de hacer más de 30 kilómetros diarios, con más de 20 kilos a la espalda sin sufrir cansancio alguno. Pues bien, Superman no existe y los esguinces de tobillo sí que son más comunes.

Dicho esto, pasamos a contarte todo lo que tienes que saber sobre los distintos tipos de Camino

 

Tipos de Camino de Santiago

Empezamos por uno de los más conocidos y seguramente el más fácil a la hora de poder optar a avituallamiento. El Camino Francés es, sin duda, la ruta más popular ya que goza de una belleza inigualable y de un largo recorrido en el cual podemos observar la belleza de las distintas Comunidades Autónomas, así como apreciar sus peculiaridades. No obstante, como señalábamos con anterioridad, resulta muy largo el recorrido entero para alguien que nunca ha recorrido el Camino entero.

Además, si te gusta disfrutar de la naturaleza solo, es difícil ya que está bastante masificado. Por ello, lo mejor que puedes hacer es recorrerlo en invierno ya que hay menos gente. Eso sí, conviene señalar que en el Norte, en invierno hace bastante frío, así que ve preparado.

El Portugués es una de las rutas más accesibles, ya que a pesar de que suele ser una queja, el recorrido es durante una gran parte por asfalto. Sin duda, esto es un contra para aquellos que quieran tener una experiencia plena, pero lo bueno que tiene es que es difícil perderse y que el recorrido no agota tanto.

Conviene señalar que el Camino, ya sea el Francés, el Portugués o la Vía de la Plata, suele estar bastante bien señalizado, lo cual no obsta para que te puedas perder. Es por ello por lo que te recomendamos que lleves material de orientación, así como un móvil que te permite llamar a los servicios de emergencia. En este artículo te contamos qué debes llevar al Camino de Santiago.

Otro camino transitado es el inglés, nombre que procede por la mayoría de peregrinos de origen inglés que lo recorrían. El problema que plantea para el principiante es que no cuenta con tanta difusión como el Francés o el Portugués, por lo que como consecuencia de no estar masificado cuenta con menos albergues, así que te puede costar más encontrar uno de ellos.

Eso sí, hay que señalar que es un camino bastante corto, lo cual implica que si eres ciclista no vas a cumplir con los requisitos necesarios para obtener la Compostela.

Respecto al Camino Primitivo podríamos decir que es uno de los más difíciles ya que atraviesa la Cordillera Cantábrica. Mi recomendación es que no os dejéis engañar por las agencias de viaje que dicen que cualquier camino es bueno, porque esto no es así para todos. En el Camino Primitivo tienes que subir grandes pendientes para luego afrontar grandes bajadas. Por si no lo sabías uno de los mayores problemas a la hora de hacer senderismo o montañismo son las bajadas, ya que bajamos de forma muy orgullosa y al final acabamos con un esguince a lo tonto.

 

¿Influye el dinero a la hora de hacer un recorrido u otro?

El Camino podríamos decir que es un recorrido que hasta la persona más pobre del mundo podría realizar. Más que nada, porque el espíritu del mismo se fundamenta en ver la tumba del apóstol Santiago y de esta forma cumplir una de las obligaciones cristianas. No obstante, el problema del Camino ha sido la mercantilización del mismo, de tal suerte que cada vez es más habitual ver cómo los precios suben y suben.

No obstante, esto es fácil de evitar si logras sortear los hoteles y los hostales, así como los restaurantes caros. Lo más caro de la ruta es, precisamente, la longitud de la misma. Por ejemplo, si quieres hacer 400 kilómetros tendrás que emplear 20 días de vacaciones que no podrás recuperar. Es decir, que lo más caro es el coste de oportunidad, a qué dedicas tus vacaciones. Pero esto mismo te sucedería si en vez de ir al Camino te quedarás en tu casa en vacaciones.

Por ello, podemos decir que el Camino de Santiago es una excelente opción para emplear semanas de vacaciones sin temor ni a malgastar el dinero ni a perder el tiempo. El encanto subyace precisamente en que al ser tan barato te encontrarás a todo tipo de personas, sin importar la clase social a la que pertenezcan.

 

¿Existe algún recorrido que sea único?

Esta es una pregunta muy habitual, ya que si haces el Camino quieres tener una experiencia verdaderamente única, distinta y por muy mal que suene, diferente a la que tuvieron tus amigos el año pasado en otra ruta.

Por ello, si tuviera que quedarme solo con uno elegiría el Camino de Invierno cómo te conté en esta review del mismo. Este camino presenta muchas peculiaridades que lo hacen único y además, tiene una ventaja evidente. En 2016 menos de 300 personas hicieron este recorrido por lo que verdaderamente vivirás una experiencia única e inolvidable.

Te recomendamos eso sí, siempre que escojas realizar un recorrido sea el que sea, que lleves lo que necesitas en la mochila y no florituras que no vayas a utilizar.