Que llevar al camino de santiago

Que llevar al camino de santiago

¿Qué me llevo? Esta es una de las preguntas que más pesadillas ocasionan a los viajeros. Desde luego, nos hallamos ante una de las etapas más importantes a la hora de preparar un viaje y puede ser parte del éxito o del fracaso del mismo. Por ejemplo, si te olvidas la cámara de fotos tu experiencia viajera será nula, ya que salvo las imágenes que almacene tu cerebro habrás perdido unos valiosos recuerdos.

No obstante, si lo que pretendes es hacer el camino de Santiago esta fase de preparación cobra el doble de importancia; piensa que no vas a tener un centro comercial a tu lado en la mayor parte del recorrido. Por ello, conviene saber qué llevar, por qué tenemos que llevarlo y cuánto de ello necesitamos realmente para que el viaje no se convierta en un mal sueño.

Hay que señalar que no nos podemos pasar en lo referente al total del equipaje, ya que no es el coche quien va a trasportarlo, sino nosotros a nuestras espaldas. Acertar con el equipaje nos permitirá tener una mejor experiencia que es en el fondo lo que estamos buscando con el santo recorrido. Buscamos pasarlo bien, no tener problemas (solo anécdotas que contar) pero sobre todo, buscamos volver de una pieza y sin tener que pasar por el fisio por el exceso de peso que se ha acumulado en las vértebras.

En este artículo vamos a responder a todas tus preguntas desde la experiencia que llevamos acumulando ya durante años.

¿Qué debes llevar a El camino de Santiago? Lo imprescindible

Botiquin

En primer lugar, queremos señalar que es fundamental llevar un botiquín. No estamos hablando de algo accesorio, sino que realmente has de llevarlo. Por ejemplo, si uno de tus amigos sufre una torcedura de tobillo o se enreda con alguna planta punzante podrás aliviar su dolor con el abanico de cuidados que te permite realizar el contar con un buen botiquín. Además, si ocurre algo grave el botiquín te permitirá frenar el daño hasta que lleguen los servicios médicos. Piensa que estarás en mitad del campo o la montaña, por lo que se pueden demorar bastante en llegar. La seguridad debe ser lo primero.

Calzado

En segundo lugar, el calzado debe ser apropiado. Estamos hablando de largas caminatas, por lo que las zapatillas básicas del Decathlon no sirven, tienes que llevar un calzado profesional, adecuado para realizar largas marchas a pie. No obstante, hay diversidad de opiniones en relación con el tipo de calzado que debes utilizar.

Pantalon

pantalon caminoEn tercer lugar, señalar que conviene contar con un pantalón apropiado. En estos temas, quienes más saben son los montañeros, ya que cuentan con equipo preparado específicamente para ellos. Te estarás preguntado qué tiene que ver un montañero con un peregrino, no te preocupes no nos hemos vuelto locos, todo tiene una razón de ser. En primer lugar, señalar que son realmente cómodos los pantalones de media montaña, por ello son una muy buena opción. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que son resistentes y no se te romperán. Piensa que vas a andar cientos de kilómetros o al menos cien, no conviene que a mitad del viaje tus pantalones te dejen tirado.

 

 

Sudadera

sudadera caminoRespecto al atuendo, cabe señalar que conviene meter en la mochila alguna sudadera para el frío, por lo que si cuenta con tejidos resistentes al mismo, mejor que mejor. Conviene puntualizar que cuanto mejor sea el equipo mejor será la experiencia. Eso sí, no te vuelvas loco, porque tampoco conviene gastarse una millonada para un único viaje (aunque eso sí, la mayoría de los peregrinos suelen repetir). También hay que contar con pantalones cortos, ya que en verano ir con un pantalón grueso no es lo más conveniente. Hay que contar con ropa interior, camisetas y un buen chubasquero, para protegernos de las inclemencias meteorológicas.

 

Telefono Movil

movil gps camino santiagoImprescindible contar con el teléfono móvil ya que es el único elemento de comunicación con el que contaremos, de tal suerte que si nos perdemos podremos estar en contacto con la civilización. Además, puedes hacer fotos. No obstante, para una mejor experiencia creemos que lo mejor es desconectar de la civilización con el fin de disfrutar plenamente de la naturaleza. Hacer el camino de Santiago para estar todo el día con el WhatsApp no parece una buena idea. No olvides el cargador en casa, de lo contrario tu móvil se convertirá en un trasto inútil que además de ocupar espacio, pesará y te hará menos liviano el recorrido.

 

 

Mochila

mochila para llevar al caminoComo no, uno de los elementos estrellas del camino: la mochila. Respecto al tema de la mochila hay muchas opiniones. También depende en parte del peso de la propia persona y de su musculatura. Una persona que pese 50 kilos no puede cargar todo el día con una mochila de 50 litros. Sin embargo, parece un error que una de 90 lleve uno de 20 litros. Por este motivo, lo mejor es hacerse una idea de la propia fuerza y peso de uno a la hora de elegir el tamaño de la misma. No obstante, en nuestro blog podrás encontrar toda la información necesaria acerca de este ítem tan necesario, si quieres conocer cuál es la mochila perfecta para el camino de Santiago haz clic en el enlace.

Otros objetos que tampoco debes olvidar

No obstante, no todo iba a ser equipo propiamente dicho, sino que necesitarás una serie de elementos de carácter burocrático, como, por ejemplo tu documentación habitual, es decir, si eres español el DNI y si eres de otro país diferente el pasaporte. Esto es imprescindible, ya no solo por imperativo legal, sino porque a la hora de solicitar ayuda y recibirla los agentes te la van a pedir. Por supuesto, también debes llevar lista la credencial, con el fin de poder dormir en los albergues, ya que de lo contrario, raro sería que pudieras pasar la noche bajo techo sin acudir a un hotel (lo cual es caro, todo hay que decirlo). No olvides tu tarjeta sanitaria, le harás el trabajo más fácil al equipo médico si te tienen que atender por algo grave.

Conviene llevar una serie de productos para preservar la higiene, como cepillo y pasta de dientes, vaselina para los pies, protectores solares, si quieres desodorante (conveniente si tienes compañero o compañeros en el viaje) y lo básico para mantener una buena higiene. Piensa que vas a estar mucho tiempo sin contar con los cuidados que consideramos básicos de una casa, por lo que la higiene será fundamental para evitar y prevenir la aparición de ciertas enfermedades derivadas de una mala higiene. El jabón puedes comprarlo allí, aunque sería buena idea que llevaras uno para poder ducharte en condiciones, y no te olvides de las chanclas para poder ducharte en los albergues. Como no, tampoco te olvides del saco de dormir, aunque en los albergues no lo necesitarás.

 

 Ropa de verano y de invierno

Señalar que las necesidades según la estación de que se trate variarán. Por ello, resulta conveniente que adaptes tu equipaje al tiempo que vaya hacer. No olvides consultar la información meteorológica antes de partir.

En invierno  debe primar la ropa que nos permita conservar el calor corporal. Tienes que contar con que en el norte hace frío, esto no es el camino andaluz, sino que es un camino que trascurre por zonas frías y lluviosas. Por ello, conviene llevar botas usadas (como ves está en negrita, subrayado y en cursiva, por lo que hazte a la idea de que es importante) un buen forro polar (no el típico que tenemos todos en casa, sino uno que abrigue de verdad), un buen saco de dormir para no pasar frío por la noche (que es cuando más bajan las temperaturas), gorro y guantes. Resulta conveniente llevar una braga para el cuello, con el fin de que no pillemos una faringitis o alguna enfermedad respiratoria que se contraiga por el exceso de frío en esta zona. Lleva chubasquero también.

En verano deberemos contar con pantalones cortos y que uno de ellos sea desmontable, por si la temperatura baja mucho, además conviene llevar un buen bañador por si encuentras un río o laguna en la que poder bañarte. Eso sí, si nunca te has bañado en un río no te tires de golpe, hasta en verano el agua está fría. A pesar de que vaya a hacer calor lleva un buen jersey, las predicciones meteorológicas no son infalibles, por lo que conviene prevenir antes que curar.

El equipaje secundario: Recomendable pero no imprescindible.

Si viajas en verano resulta conveniente llevar un sombrero para evitar insolaciones. Piensa que vas a estar mucho rato bajo el sol, y a pesar de que no sea un sol tan cálido como el del sur de la península, sigue siendo dañino para tu piel. No obstante, recuerda que no has de olvidar la crema solar, no sometas tu piel a quemaduras innecesarias. Te lo repetimos porque mucha gente cree que por ser el norte de España no hace falta protección solar.

El bastón ¿Sí o no?

No te voy a engañar, a mí no me gusta especialmente andar con bastón, de hecho es una herramienta que no me gusta emplear, pero es necesaria al igual que la crema solar. En primer lugar, porque permite que no te caigas en bajadas y te tuercas un tobillo, ya que te permite una mayor sujeción. Ya solo por este punto son necesarios, ni te imaginas la de gente que por bajar confiada acaba con un esguince. En segundo lugar, permite que tus piernas descansen ya que el balanceo y el reparto de peso es más adecuado. Pero es que además, sino llevas una navaja, es una muy buena arma para la defensa frente a la aparición de animales salvajes.

No obstante, no todo son ventajas, tienes que contar con que en tramos llanos quizás no sean tan efectivos y te molestes un poco. También hay que señalar que no es una herramienta barata, sino que cuestan bastante dinero (si quieres calidad, claro está). No obstante, los puedes amortizar con facilidad.

Así que, desde el punto de vista de quien no ama a los bastones, creo poder decir que son muy recomendables a la hora de realizar el camino de Santiago.

Siguiendo con otros elementos recomendables de equipación, conviene que lleves una linterna pequeña, para que te puedas mover por el albergue por la noche sin temor de despertar a nadie. Recuerda que la gente está cansada y con cansancio los buenos modales se pierden. Además, si se te hace de noche durante el recorrido siempre puedes recurrir a ella. De esta forma, no gastarás la batería del móvil para alumbrar tu camino, ya que si te pierdes y estás sin batería tienes un serio problema. Conviene llevar también un brazalete reflectante si vas a hacer el recorrido cuando hay poca luz.

El problema del fotógrafo ¿Me llevo la cámara al Camino de Santiago o no?

Como amante de la fotografía y enamorado de los paisajes del Camino de Santiago se me hace muy difícil responder a esta pregunta. En primer lugar, señalar que el principal inconveniente de llevar una cámara es que un fotógrafo no va a llevar, precisamente, una cámara compacta sino una réflex como mínimo. El problema redunda en pesan bastante y ocupan más todavía, por ello, quizás sería conveniente llevar una compacta o dejar la cámara en casa. No obstante, si tienes hueco llévala, tendrás una fotos espectaculares.

Yo viajo en bici ¿Qué me llevo?

Si viajas en bici tienes que llevar casco, el camino no es para nada difícil (dependiendo de la zona eso sí), pero el casco te da la seguridad de que no te va a pasar nada grave. No creo que quieras tener un accidente con consecuencias para tu consciencia en mitad de la nada. Por ello, elige un buen casco que te proteja y que no acumule el calor en exceso.

Lleva unas buenas gafas de sol, botellines de agua y equipo o material por si pinchas. De nada sirve una rueda agujereada y créeme, cargar con la bici a cuestas es un auténtico fastidio. No obstante, como ves no difiere mucho el equipamiento del tradicional que llevarías para realizar una ruta de montaña. Recuerda llevar candado para que no te roben la bicicleta.

Para finalizar, un pequeño consejo, si no has logrado que tu mochila pese poco, ya que la has abarrotado de trastos inútiles, una buena idea es contratar el Pack mochila de Correos. Con este pack la empresa de Correos trasportará tu mochila desde el principio de una etapa a otra por solo 4 euros la etapa. Quizás es lo más conveniente para aquellos que priman la comodidad al ahorro.

No olvides el mejor consejo que te podemos dar, y es que nunca cargues más peso del que realmente puedes soportar, ya que no disfrutarás realmente de la experiencia fantástica que es el camino de Santiago.